10 Tips sobre Tecnología y Familia

Nuestras vidas y nuestros entornos están llenos de diferentes tecnologías. En el sentido amplio, la tecnología es una ciencia aplicada que nos permite solucionar problemas específicos y satisfacer necesidades o gustos.

Tenemos productos tecnológicos para conservar nuestros alimentos fríos, para lavar y secar la ropa, para cocinar, para ejercitarnos, para transportarnos, para comunicarnos, para entretenernos y en fin casi que hasta para criar a nuestros hijos.

Los avances tecnológicos cambian la manera en la que vivimos; y como comúnmente nacemos, crecemos y vivimos en núcleos familiares, pues evidentemente el uso de la tecnología en familia, despierta ciertos cuestionamientos y reflexiones.

Con respecto a este tema y en el marco que vivimos hoy del «Internet de las cosas», pude asistir a una conferencia por el profesor Juan Camilo Díaz, autor del libro «Desafíos de la familia en la era digital».

Hoy les comparto 10 tips recogidos de dicha conferencia, para que iniciemos la conversación en nuestros propios hogares, acerca de cómo conjugar armoniosamente, tecnología digital y Familia.

1. Entender que la tecnología es neutra, ni buena, ni mala, depende del uso que le demos.

2. Cómo un agente socializador de la persona, los medios de comunicación, tienen hoy en día una conversación abierta y permanente, que influencia constantemente a nuestros hijos. Especialmente por las múltiples plataformas y redes de acceso, desde material impreso, pasando por un Smart TV, una consola de X-box ,hasta llegar al celular y los relojes inteligentes. Cada uno de estos elementos con sus propias redes de contactos, comunidades, foros y en fin espacios abiertos de discusión. Es por ello que la familia, como el agente socializador principal del individuo, esta llamada a asumir y ser un fuerte contrapeso.

3. Cómo padres debemos entender que otro agente socializador, son las escuelas o colegios, y que la manera como aprenden nuestros hijos esta cambiando por la llegada de nuevas tecnologías al aula y a las casas, a través de las tareas en línea. Por eso es importante cuestionar cuáles son las políticas con respecto al uso de la tecnología por parte de los colegios y escoger una que este en línea con lo que enseñamos en la casa sobre tecnología. Es decir, para que todos estemos en la misma página.

4. Si nosotros no educamos a nuestros hijos en el uso de la tecnología, otros van a asumir la tarea y probablemente no con las mismas intenciones que como familia lo haríamos.

5. Si nacimos del 90 para atrás, somos padres inmigrantes digitales. La conversación con los medios de comunicación era sólo unidireccional: sólo consumiamos contenido. Nuestros hijos son nativos digitales, no sólo consumen contenido sino que también lo producen, para ellos nada es nuevo, es sólo un avance de lo que conocen desde que nacieron.

6. Es importante entender las bondades (conocimiento, comunicación, participación) y los peligros (pornografía, grooming, sexting, ciberacoso) del acceso a Internet por parte de nuestros hijos. Por ello debe ser regulado, debe haber límites y formación clara con respecto a lo que se permite y no se permite hacer con ciertas tecnologías en el hogar.

7. Los dispositivos que permiten el acceso a Internet por parte de nuestros hijos deben estar y ser usados en zonas comunes de la familia. No se trata de vulnerar su derecho a la privacidad, sino más bien de un proceso de construcción de criterio que debe ser acompañado por los padres, para saber elegir contenidos y usos apropiados.

8. Tres aspectos esenciales para recordar antes de publicar o participar en redes: 1- Lo que se publica es universal (Así creamos que nuestras cuentas son privadas, alguno de nuestros contactos puede volver una publicación privada en universal). 2- Una vez publicado pierdo el control sobre lo que se publicó. 3- Es imborrable.

9. Aunque no hay edades exactas para recomendar cuando es apropiado exponer a nuestros hijos a ciertas tecnologías, se ha propuesto la regla 3-6-9-12, que es intuitiva más que científica y propone que: —> Antes de los 3 años, no tecnologías y más énfasis en vínculos afectivos. —> Antes de los 6 años cero videojuegos —> Antes de los 9 años cero Internet sin compañía de los padres —> A los 12 ya van ganando su independencia de criterio para manejo de tecnologías digitales

10. Tener un plan de acción como familia para hacer contrapeso a la tecnología digital. Un plan en el que todos tienen voz aunque no voto. Las reglas y límites deben ser claros y propiciados por los padres. El objetivo del plan no es coartar libertades, sino proteger y enseñar a escoger buenos contenidos, mientras que se le da prioridad a lo que realmente es vivir y hacer actividades en familia lejos de plataformas digitales.

Con este punto término y les hago la invitación para que construyan sus propios planes de acción en familia, para el manejo de tecnologías digitales en el hogar. No es necesario que sea un ejercicio difícil, ni nada complicado, puede ser un sencillo decálogo.

Espero les sean de utilidad estos tips. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *